Anzoátegui

Sin desperdicio: La Anarquía es consecuencia de la Usurpación, opinión del diputado Armando Armas

[email protected] [email protected], debido a que son [email protected] de ustedes quienes me han contactado para que les exprese mi posición sobre el declive deplorable de la calidad de vida en nuestra ciudad y del caos en la que ésta se encuentra sumida, preferí entonces contestarles a través de estas líneas que hago públicas.

Creo el momento pertinente, ya que el día de hoy se convocó a un Cabildo Abierto en Lechería para tratar el tema de la “Anarquia” en la cual está sumida el municipio.

Partamos pues de una premisa:

Artículo 138: “Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos. Artículo 139 El ejercicio del Poder Público acarrea responsabilidad individual por abuso o desviación de poder o por violación de esta Constitución o de la ley”.

Un cabildo abierto es una institución que según nuestro ordenamiento jurídico es un “medio de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo político: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocatoria del mandato, la iniciativa legislativa, constitucional y constituyente, el cabildo abierto y la asamblea de ciudadanos y ciudadanas cuyas decisiones serán de carácter vinculante, entre otros; y en lo social y económico, las instancias de atención ciudadana, la autogestión, la cogestión, las cooperativas en todas sus formas incluyendo las de carácter financiero, las cajas de ahorro, la empresa comunitaria y demás formas asociativas guiadas por los valores de la mutua cooperación y la solidaridad. La ley establecerá las condiciones para el efectivo funcionamiento de los medios de participación previstos en este artículo.”

Ahora bien, es importante destacar que los alcaldes, concejales municipales y regionales son autoridades que usurpan esos cargos en la actualidad, ya que no solo se subordinaron a la fraudulenta e inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente, sino que como tales las ha calificado el Tribunal Supremo Legítimo que por razones de persecución se encuentra en el exilio.

Sabemos pues que los efectos jurídicos emanados de estas instituciones usurpadas son nulos y por tanto ineficaces.

Pero quizás más importante aún es el efecto político contraproducente desde el punto de vista de coherencia narrativa.

Verán, luego del error que cometimos en ir a las elecciones de gobernadores, la Unidad Democrática decidió no concurrir a más ningún proceso electoral y empezamos a discutir el rumbo que deberían tomar las fuerzas democráticas en adelante, cosa que se tradujo al momento en el que estamos hoy.

Quienes así lo hicieron y se lanzaron a Alcaldes y concejales municipales y regionales, lo hicieron en contra de la voluntad de la mayoría y a sabiendas de que no iban a poder brindar soluciones de verdadero impacto de acuerdo a las competencias que en una situación de normalidad democrática tendrían.

Los que decidieron ser candidatos luego de las regionales del 15 de octubre de 2017, ahora mal pueden  justificar su inoperancia administrativa ya que ellos forman parte del sistema de soporte al régimen porque se sometieron a un sistema electoral aún más viciado que el que había en el 2015 (recordemos la ilegalizacion de los principales partidos políticos del país por ejemplo entre otras cosas) y peor aún, luego formalmente legitimaron a la fraudulenta asamblea constituyente.

En nuestro caso particular, se pretendió hacer creer que Lechería, es una especie de “burbuja” que se puede mantener al margen de la tragedia que vive Venezuela. Que podemos hacer nuestra vida y para sentirnos bien con nosotros mismos, pues organizamos una que otra vez eventos de beneficencia para nuestros conciudadanos de los municipios aledaños. Hemos visto cómo esas ilusiones se han ido desmoronando sistemáticamente.

La Anarquía es producto de la usurpación. Los usurpadores son el principal problema porque ellos nunca van a desafiar al sistema, más bien tratan de pertenecer y fluir con el sistema. Más allá de las apariencias, los discursos y los ardides publicitarios, los usurpadores usan las elecciones para su beneficio personal, no para quebrar a la dictadura. Los usurpadores están al margen de la legalidad y por ello no tienen capacidad de gestión en función del bien común.

No pueden levantar las banderas de la legalidad como antídoto a la anarquía porque ellos son producto de la ilegalidad.

Mal pueden los usurpadores de los concejos municipales emitir ordenanzas para contrarrestar la anarquía reinante ya que dichas disposiciones legales son y serán nulas. Por ende todos los créditos adicionales aprobados, el presupuesto, las aprobaciones de compras, y si, las convocatorias a asambleas ciudadanas y cabildos serán objeto de acciones administrativas y judiciales una vez cesada la usurpación.

Pero llevo más allá estás reflexiones: Es que nos puede caber alguna duda de que quienes hoy se quejan por no poder solventar los problemas de servicios públicos, seguridad o pago de sueldos y salarios dignos al funcionariado ¿no sabían que esto iba a ser así? ¿Era esto imprevisible?

Se los digo. Claro que lo sabían, esto se discutió en todos los niveles posibles y yo soy testigo de eso.

Los usurpadoras son el problema, llámense dictador, ministros, alcaldes o concejales. Los que se asumen como “opositores” incluso peor, porque favorecen a la narrativa del régimen generando desconfianza en el seno de las fuerzas democráticas que de manera sincera buscan la liberación de Venezuela.

Hay quienes puedan asumir estas líneas desde el punto de vista de la intriga y la división, pero la verdad es que es todo lo contrario. El objetivo de las mismas es traer racionalidad a la interpretación de nuestra realidad para que como ciudadanos seamos consientes del peso de nuestras decisiones y actitudes ante la dictadura.

No quisiera que me malinterpretaran; efectivamente en la Venezuela que estamos reconstruyendo  hay espacio para todos. Cuando hay contrición y propósito de enmienda verdadero, cuando se asumen los errores y se actúa en consecuencia, pues sin duda habrá absolución y reencuentro.

Se vienen tiempos muy duros pero créame que el destino nos depara un porvenir brillante. Hay quienes estamos trabajando muy duro para que así sea.

Un sincero abrazo. Su vecino y amigo, 
Armando Daniel Armas Cuartin. Diputado a la Asamblea Nacional. Washington DC.

Sin desperdicio: La Anarquía es consecuencia de la Usurpación, opinión del diputado Armando Armas
Enviar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Subir