Anzoátegui

Un elefante rojo llamado Planta potabilizadora de agua en Clarines

Este cinco de agosto se cumplen dos años, cuatro meses y 13 días de haberse inaugurado y anunciado con bombos y platillos su arranque. La planta potabilizadora de agua Comandante Eterno Hugo Chávez, luce como un “elefante rojo” para los habitantes de Clarines, municipio Manuel Ezequiel Bruzual de Anzoátegui.

La alcaldesa Francisca Rojas denunció que esas instalaciones están inoperativas y que la inversión realizada por el Gobierno nacional, a través de Pdvsa Industrial, Pequiven y sus empresas mixtas Fertinitro, Metor y Supermetanol, “se ahogó en el río Unare”.

Rojas recordó los anuncios hechos por las autoridades de la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe) y del Gobierno regional chavista de turno, a cargo de Nelson Moreno: “Desde la primera planta purificadora totalmente automatizada del oriente venezolano”, ubicada en el sector Barrio Obrero, se aportarían 80 litros por segundo al acueducto local.

Hoy día el abastecimiento de agua potable para los más de 18 mil habitantes de Clarines es deficiente, “porque se sigue dependiendo del sistema El Yai-Santa Clara, de donde también surten a los habitantes de los municipios Peñalver y Píritu”, también de la zona oeste anzoatiguense.

La mandataria precisó que ingenieros expertos en la materia indican que la operatividad de la planta se hace casi imposible al ser construida a orillas de la cuenca baja del río Unare, donde la turbidez es perenne y no cuentan con  equipos desarenadores.

El costo

El 23 de marzo de 2017, el entonces gobernador encargado del estado Anzoátegui, Nelson Moreno resaltó que la inversión para esas instalaciones fue de Bs. 390 millones en infraestructura y 1 millón 500 mil dólares en dotación de equipos.

“Para garantizar los procesos de tratamiento la planta cuenta con dosificadores de control de PH, coagulante de mezcla rápida, a través de un mezclador estático, sistemas sedimentadores, retrolavado por gravedad y de desinfección de agua con solución de Hipoclorito de Sodio, además de laboratorio, cuarto de operaciones, sala de control, depósito y generador eléctrico para garantizar la operatividad ante contingencias”.

Las expectativas eran beneficiar a unas 6.253 familias de 28 sectores de Clarines, entre los que destacaban El Yai, El Geriátrico, Los Cerezos, Cruz de Belén, Los Ciruelos, Rafael Bustillos, Monseñor Álvarez, Casco Central, Barrio Obrero, Paso Real, Torotocón, Minifincas y Cruz de Píritu.

Enviar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Subir