Diarioelvistazo

“El Periodismo primero” y por qué nos solidarizamos con periodistas de Últimas Noticias

Diarioelvistazo se solidariza con los colegas periodistas de Últimas Noticias, quienes una vez más denuncian un nuevo caso de censura el 29 de agosto, que empaña el trabajo periodístico, por una parte y el derecho del ciudadano al acceso a información de interés nacional, por otro. 

Ya en una entrevista con el Profesor Héctor Cordero en su programa Diagnóstico, señalábamos que Eleazar Díaz Rangel era desde nuestra opinión, responsable de destruir una de las mejores Unidades de Investigación, cuando censuró a Laura Weffer, provocando su salida y la de su jefa, Tamoa Calzadilla, quienes no resistieron el bozal. (Artículo censurado aquí)

La censura desde "arriba" guarda muchas cosas detrás. El año 2014 tiene un exceso de atropellos mediáticos que incluyen problemas en la entrega de divisas para adquirir papel periódico, compra-venta de medios de comunicación con propietarios difíciles de identificar (por no decir misterioso), intimidación, represión, robo y detención de trabajadores de la prensa; y por último pero no menos preocupante, la censura impuesta por Conatel para "evitar zozobra" y la autocensura cada vez más olímpica, como en este caso.  

Comunicado trabajadores de Últimas Noticias, presentado ante el SNTP: Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa

Los trabajadores de los diarios Últimas Noticias, Líder y El Mundo Economía y Negocios afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), reunidos en asamblea este 29 de agosto de 2014, rechazamos categóricamente un nuevo capítulo de la censura que viene imponiéndose en el Grupo Últimas Noticias, en esta oportunidad no solo por invalidar el trabajo de un grupo de compañeras de la sección Más Vida y el derecho a la población a estar informados, sino por ocultar una realidad que compromete la vida misma de las personas.


Desde hace tres semanas, y como ya es de conocimiento público a través de otros medios de comunicación, se viene presentando una situación irregular en la atención a los pacientes civiles en el Hospital Militar “Carlos Arvelo”, en Caracas. Debido a la falta de insumos y medicamentos, están dando de alta apresuradamente, a muchos no los atienden y se prohíbe el ingreso de quienes necesitan alguna cirugía.

Sin ningún tipo de argumentos, el pasado viernes 29 de agosto y por órdenes emanadas de la Presidencia de la empresa, una nota que hacía referencia a esta irregularidad fue sacada de las ediciones de la Gran Caracas, Vargas y Valles del Tuy cuando ya había sido impresa en la edición nacional.

Como es costumbre en las redactoras de la sección, la nota en cuestión cumplía con todos los parámetros que el buen periodismo demanda, así como los lineamientos exigidos por los coordinadores de la Redacción. Incluía, además de testimonios de pacientes, familiares y personal de centro de salud, las declaraciones del diputado por el Psuv, Henry Ventura, de la subcomisión de Salud de la Asamblea Nacional, quien dijo estar al tanto de la situación y que estaba gestionando una reunión con Sanidad Militar.

Reprogramada por más de una semana a la espera de que la Dirección del hospital diera su versión sobre las denuncias, el jueves 28 la jefatura de la mesa Información General decide proponer de nuevo el trabajo. Se actualizan los datos incluso con el diputado Ventura, y agregando el testimonio de familiares de un paciente que fue dado de alta sin estar recuperado y falleció el sábado 23; paciente que es familiar cercano de un trabajador de la Redacción. 

La nota fue revisada y aprobada por el director del ÚN e incluso el coordinador suplente de Más Vida afirmó que la nota era “periodísticamente correcta”.

No obstante, por órdenes superiores fue eliminada de las páginas del diario sin argumento válido alguno, con lo cual las altas instancias empresariales están queriendo ocultar datos vitales para la población y violando el derecho a la información a 30 millones de venezolanos.

Al tiempo de marcar distancia de los lineamientos de la nueva política editorial del Grupo Últimas Noticias, los periodistas que allí laboramos exigimos el cese de la censura y del manejo arbitrario de la información por parte de quienes tienen la conducción del diario desde hace poco más de una año, y quienes en aviesa manipulación con carácter presumiblemente político, pretenden desdibujar los 75 años de periodismo que acumula Últimas Noticias y los otros diarios editados por el grupo, fruto del esfuerzo de trabajadores comprometidos con el periodismo de calidad.

Imagen

Foto: Redacción ÚN

Enviar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top 10

  Subir